Una hora después del nacimiento del segundo hijo de Jan Cole, la partera estaba a punto de dejarla ir. Sin embargo, una revisión final de su útero reveló un problema. El sangrado postparto no se había detenido. Para el impacto y consternación de Jan, ella fue llevada inmediatamente a la sala de operaciones. Después de cinco horas de cirugía, ella salió sin su útero.

Jan es sólo una de aproximadamente 570,000 mujeres en los Estados Unidos que se someten a histerectomías cada año. Aunque esta estadística ha disminuido desde su punto máximo de 724,000 en 1985, la histerectomía aún es la segunda principal cirugía mayor realizada más comúnmente en los Estados Unidos. La estadística se vuelve más asombrosa cuando se da cuenta que la mitad de la población (hombres) nunca se someten a esta operación en absoluto.

Históricamente, a las mujeres se les han extirpado sus órganos reproductivos por cada queja imaginable que varía desde dolores de cabeza hasta problemas hepáticos. Los médicos del siglo XIX creían firmemente que la extirpación de los ovarios podría modificar la personalidad de una mujer, haciéndola una "criatura generalmente más agradable." Incluso libros de texto escritos tan recientemente como a mediados de la década de 1970 proclamaban que el útero era inútil después de haber terminado la edad reproductiva.

Afortunadamente, la comunidad médica moderna se ha vuelto un poco más inteligente. La extensión de la función del útero en el cuerpo de una mujer aún no se entiende por completo. Sin embargo, existe cada vez mayor evidencia a favor de salvarlo cada vez que sea posible. The American Heart Association cita investigación que indica que la hormona prostaglandina, segregada por el útero, podría ofrecer protección para enfermedades cardiacas. Además, un estudio en Obstetrics and Gynecology observó la pérdida de densidad ósea en mujeres que se habían sometido a una histerectomía antes de la menopausia con aquellas que no lo hicieron. Las mujeres cuyos úteros fueron extirpados mostraron una pérdida ósea significativa.

Existen buenas razones para creer que muchas de las histerectomías realizadas en los Estados Unidos no son necesarias.

  • La CDC fue una de las primeras en estudiar la aptitud de este procedimiento en 1981 y su reporte cuestionó el 15% de las histerectomías.
  • Un estudio en 1993 hecho por la corporación RAND en 7 diferentes planes de salud concluyó que el 16% de las histerectomías fueron clínicamente inapropiadas, y otro 24% fue de valor cuestionable.
  • En los últimos años, avances en los campos de la cirugía mínimamente invasiva, miomectomía, embolización de arteria uterina, control médico y control del dolor, han llevado a los oponentes de la histerectomía a sugerir que tanto como el 75% de histerectomías realizadas este año habrán sido innecesarias.

Problemas que Conducen a Histerectomía

Las razones para histerectomía pueden parecer tan individuales como la historia personal de cada mujer. Sin embargo, éstas se encuentran en algunas categorías amplias. Con mayor frecuencia, las histerectomías se realizan para:

  • Dolor pélvico crónico y/o sangrado anormal
  • Un diagnóstico de cáncer
  • Salvar la vida de una mujer, con mayor frecuencia cuando el útero se rompe durante la labor de parto

Fibroides

La queja más común que inicia una histerectomía es el sobrecrecimiento de tumores fibroides en el útero. Si los tumores son pequeños y no están causando malestar, usted y su médico pueden adoptar cómodamente una estrategia de espera vigilante. Los fibroides grandes o en rápido crecimiento con frecuencia son una fuente de dolor y anemia debido a sangrado excesivo.

Si usted quiere tener hijos o siente fuertemente que no debería prescindir de su útero, puede optar por una cirugía llamada miomectomía . Esta operación extirpa tumores fibroides pero deja al útero intacto. Las desventajas son que es un procedimiento ligeramente más riesgoso y no ofrece garantía de que los fibroides no regresarán. De hecho, del 15% al 20% de mujeres ven que los tumores regresan dentro de los siguientes cinco años.

Además, dependiendo del lugar del que se extirpen los fibroides en el útero, las cicatrices quirúrgicas podrían incrementar el riesgo de que el útero se rompa durante un embarazo o labor de parto futuros. Si se debe hacer una incisión profunda en el músculo uterino, su cirujano podría recomendar que los futuros alumbramientos necesiten realizarse mediante sección cesárea.

Hay otro procedimiento disponible actualmente, llamado embolización de arteria uterina, el cual se considera algunas veces como una alternativa para la histerectomía. La arteria uterina se emboliza (obstruye), lo cual provoca menor flujo sanguíneo al útero y encogimiento de los fibroides.

Endometriosis

Otro diagnóstico que en ocasiones conduce a histerectomía es la endometriosis , una condición en la cual crecen grupos de tejido del recubrimiento uterino fuera de su lugar natural. El resultado es dolor severo y flujo menstrual incontrolable. Gracias a terapias hormonales y opciones quirúrgicas más conservadoras, la histerectomía ahora se indica menos comúnmente en mujeres con endometriosis. Los médicos podrían recomendar la extirpación del útero para resolver el sangrado pélvico anormal de origen indefinido o dolor que no responda a tratamientos como regímenes hormonales o dilatación y curetaje.

Prolapso Uterino

El treinta por ciento de las histerectomías en mujeres postmenopáusicas se deben a un prolapso uterino. Años de edad reproductiva y los cambios hormonales que acompañan a la menopausia pueden debilitar los músculos del suelo pélvico. Privado de soporte, el útero se hunde de manera que reposa sobre la vejiga e intestinos. Una histerectomía puede remediar la resultante incontinencia , estreñimiento y presión pélvica. O bien, un dispositivo usado en la vagina llamado pesario podría proporcionar al útero hundido el estímulo que necesita para ayudar a una mujer a evitar o posponer una histerectomía.

Cáncer

El cáncer de cérvix , útero u ovarios provoca aproximadamente el 17% de las histerectomías. El cáncer cervical, si se detecta en sus primeras etapas mediante un examen de Papanicolaou, puede tratarse exitosamente mediante medidas menos drásticas. En el resto de los casos, una histerectomía con frecuencia significa la diferencia entre la vida y la muerte.

En ocasiones, los médicos deben realizar una histerectomía de emergencia para salvar la vida de un paciente. Esta situación poco común ocurre cuando el sangrado no se puede detener después de dar a luz o muy rara vez en el caso de una infección en los órganos reproductivos.

Tipos de Histerectomías

El término histerectomía se refiere sólo a la extirpación del útero. En casos de cáncer, infección seria o endometriosis, los ovarios podrían extirparse al mismo tiempo. A este procedimiento se le llama ooforectomía . Cuando también se extirpan las trompas de falopio, las cuales conectan a los ovarios con el útero, entonces al procedimiento se le conoce como salpingo-ooforectomía .

Existen tres enfoques quirúrgicos a la histerectomía.

Histerectomía Transabdominal y Transvaginal

Actualmente, tres de cada cuatro histerectomías se realizan de manera abdominal. A éstas se les conoce como histerectomía transabdominal, una estadística que no ha cambiado en los últimos 20 años. Sin embargo, investigación muestra que el riesgo de complicaciones post-quirúrgicas debido a este procedimiento es 1.7 veces mayor al del enfoque vaginal, al cual se le llama histerectomía transvaginal.

Histerectomía Vaginal Asistida Laparoscópicamente

Debido a que la recuperación con las histerectomías vaginales es más rápida que aquellas realizadas a través del abdomen, un tercer enfoque quirúrgico, el cual combina laparoscopía y una histerectomía vaginal, se utiliza en algunas ocasiones. A esto se le conoce como histerectomía vaginal asistida laparoscópicamente o LVH. Con este método, se inserta un pequeño instrumento, llamado laparoscopio, dentro del abdomen a través del ombligo para propósitos de observación, y la cirugía se realiza a través de pequeñas incisiones en el abdomen. Los cirujanos pueden realizar parte de la histerectomía de este modo, permitiendo que sea completada a través de la vagina.

Su ginecólogo recomendará cuál procedimiento cree que es la mejor elección para usted, con base en su historial ginecológico, resultados en examinaciones pélvicas, y la indicación por la cual se vaya a realizar la histerectomía. En general:

  • Podría necesitarse histerectomía abdominal si el útero está considerablemente agrandado por fibroides o si hay cicatrización significativa en el útero y otros órganos pélvicos a causa de endometriosis previa o infecciones.
  • La elección entre una simple histerectomía vaginal o una asistida laparoscópicamente se basa más comúnmente en la posibilidad de que una paciente se considere en alto riesgo de tener tejido cicatrizante (como en aquellas mujeres con endometriosis). El tejido cicatrizante haría que fuera difícil de realizar una histerectomía vaginal.
  • Si usted está considerando una histerectomía, debería pedir a su médico que describa los pros y los contras de cada procedimiento para sus circunstancias individuales.

En la mayoría de los casos, se extirpa el útero completo, incluyendo el cérvix. Una variación, conocida como histerectomía subtotal o parcial deja al cérvix en su lugar. Algunas mujeres temen que la extirpación del cérvix interfiera con el placer sexual. No hay evidencia científica definitiva que apoye esta creencia.

Qué Esperar Mientras Se Recupera

Hormonal

Los cambios físicos después de una histerectomía serán más drásticos si no ha pasado por la menopausia. Los periodos menstruales se detendrán y ya no será posible tener hijos. Si los ovarios se extirpan al mismo tiempo, su cuerpo también estará privado repentinamente de estrógeno. En este caso, los médicos casi siempre recomiendan terapia de reemplazo hormonal (HRT) para prevenir el inicio prematuro de la menopausia. Además de evitar bochornos y sequedad vaginal, el estrógeno ayuda a mantener la masa ósea y podría afectar el riesgo de una mujer de padecer enfermedades cardiacas.

Psicológico

Las mujeres podrían tener diferentes emociones al despertar de una histerectomía. Usted podría experimentar todo desde una sensación de bienestar hasta sentimientos de ira , pena y pérdida. Las mujeres que estaban planeando futuros embarazos son las más afectadas emocionalmente. Incluso si sus familias están completas, muchas mujeres lamentan la pérdida de su capacidad reproductiva. Al otro extremo del espectro, las mujeres que batallan con cáncer pueden sentir intenso alivio después de la operación. Algunos estudios realizados en la década de 1960 y 1970 indicaron que las mujeres son más propensas a tener depresión clínica después de una histerectomía. Sin embargo, investigación más reciente refute esa afirmación.

Sexual

La pregunta de cómo una histerectomía afecta su sexualidad es muy complicada. Numerosas mujeres han reportado cambios en el funcionamiento sexual, los cuales incluyen pérdida de libido, disminución en la excitación sexual y dificultad para llegar al orgasmo . Pero un estudio de 1999 en Journal of the American Medical Association reportó justo lo contrario, citando incrementos en el funcionamiento sexual en general después de una histerectomía. Sin embargo, debido a que las pacientes sólo recibieron seguimiento durante 4-6 meses antes de una histerectomía, los autores no pudieron concluir que la función sexual regresó a niveles equivalentes a aquellos anteriores a los síntomas que condujeron a la cirugía.

Se necesita más investigación sobre este asunto. En particular, una relación mejor definida entre la función sexual y la anatomía de una mujer. Podría ser que al dejar intactos los nervios y vasos sanguíneos vitales para el funcionamiento sexual, como se realiza en los hombres para operaciones de la próstata, se conserve la función sexual. Sin embargo, sus sentimientos sobre sí misma, la visión de su pareja, sus órganos sexuales y sus niveles hormonales también son factores para determinar su libido y su respuesta sexual. Aunque podría requerir ajuste, la mayoría de mujeres que disfrutaron una vida sexual satisfactoria antes de una histerectomía pueden reanudarla después de la operación.

Ninguna mujer quiere una histerectomía que no necesita. Por lo tanto, es importante estar lo más informada posible antes de someterse a la operación. La mayoría de histerectomías no se realizan de emergencia, dando tiempo para considerar todas las opciones y buscar una segunda opinión si es necesario. Usted puede minimizar su riesgo de problemas emocionales después de la operación, al discutir sus sentimientos y preocupaciones abiertamente con su médico. Programar la cirugía con tiempo adecuado para acostumbrarse a la idea (al menos varias semanas) también puede ayudarle a sentirse cómoda con su decisión.