Definición

La poliomielitis (polio) es una infección viral. Es muy contagiosa. La infección puede causar parálisis.

En la actualidad, la polio es extremadamente atípica en el mundo occidental ya que los programas de vacunación son muy eficaces. No obstante, sigue siendo un problema importante en algunas partes de África y Asia.

Causas

La polio es causada por el poliovirus. Usted puede adquirir el virus debido al contacto con:

  • Una persona infectada
  • Saliva o heces fecales infectadas
  • Agua o aguas residuales contaminadas

El virus ingresa al cuerpo a través de la boca. Se traslada hasta los intestinos, donde se reproduce rápidamente. Luego, el virus se traslada por la sangre y el líquido linfático. Ataca y elimina áreas del sistema nervioso.

Interacción de los nódulos linfáticos, vasos sanguíneos e intestinos

Nódulos linfáticos y vasos sanguíneos en el abdomen
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Factores de riesgo

Los siguientes factores aumentan su probabilidad de desarrollar polio:

  • Falta de vacunación o vacunación incompleta
  • Viajar a países donde la polio todavía es común (áreas de Africa y de Asia)
  • Niños en edad preescolar con trastornos inmunitarios, expuestos al virus de la polio vivo a través de la vacunación
  • Adultos jóvenes expuestos al poliovirus a través del contacto con alguien que recientemente se haya vacunado
  • Adultos ancianos
  • En el embarazo
  • Ejercicio intenso
  • Amigdalectomía o un procedimiento dental recientes
  • Inmunodeficiencia

Síntomas

Si experimenta alguno de estos síntomas, no suponga que se debe a la polio. Estos síntomas podrían ser causados por otras condiciones de salud menos serias. Contacte a su médico si experimenta estos síntomas.

  • Enfermedad menor
    • Dolor de cabeza
    • Fiebre
    • Dolor de garganta
    • Enfermedad que dura aproximadamente una semana
  • Enfermedad mayor
    • Fiebre
    • Dolor de cabeza
    • Náuseas y vómitos
    • Diarrea
    • Rigidez de nuca
    • Dolor de cuello
    • Dolor muscular severo
    • Espasmos musculares
    • Debilidad muscular
    • Parálisis
    • Usualmente, asimetría (afectando cada uno de los lados en cantidades variables o sólo afectando uno de los lados)
    • Los músculos se vuelven flácidos (flojos, flexibles)
    • Las piernas comúnmente son más afectadas que los brazos
    • Se pueden paralizar los músculos necesarios para respirar
    • Retención urinaria
    • Unas décadas más tarde, es posible que empeore la debilidad muscular previamente estable debido al síndrome postpolio

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Muestras faríngeas, muestras rectales, muestras de heces o líquido cefalorraquídeo para detectar la presencia del virus
  • Punción lumbar : extracción de una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo para verificar la presencia del virus
  • Pruebas inmunológicas: comprueban si el cuerpo ha respondido a la presencia del virus de la polio al producir anticuerpos desarrollados para combatir el virus

Tratamiento

Consulte con el médico cuál es el mejor plan para usted. No existen tratamientos disponibles para eliminar el virus. El tratamiento es de apoyo. Tratará los síntomas. También ayudará a evitar complicaciones.

Descanso en cama

Deberá hacer reposo en la cama mientras tenga fiebre. Esto ocurre en la etapa inicial de la enfermedad.

Control de la fiebre

Se pueden administrar medicamentos para bajar la fiebre y disminuir el dolor muscular. Esto incluye:

Ventilación asistida

Si los músculos que necesita para respirar se debilitan demasiado o sufren una parálisis, es posible que necesite un ventilador mecánico durante un tiempo. Esta máquina realizará la función de respiración.

Rehabilitación

El virus puede causar contracturas. Es decir, tensión del tejido alrededor de una articulación. Es posible que se le coloquen férulas para evitar que las articulaciones se endurezcan demasiado. También recibirá terapia física. Durante la terapia, el especialista moverá las articulaciones por usted. Esto se llama ejercicio pasivo.

Después de que desaparezca la fiebre, los ejercicios y la terapia lo ayudarán a recuperar la movilidad. También ayudarán a fortalecer los músculos.

Prevención

Están disponibles dos tipos de vacunas para prevenir la polio:

  • La vacuna oral contra la polio se administra por la boca y utiliza virus vivos y debilitados
  • La vacuna inyectada es en forma de inyección y utiliza virus muertos
Existe una pequeña posibilidad de adquirir realmente la polio debido a la exposición a los virus vivos por medio de la vacuna contra la polio por vía oral. Por lo tanto, los Centers for Disease Control and Prevention ahora recomiendan que sólo se use la vacuna inyectada.

Las recomendaciones actuales de inmunización provenientes de los Centers for Disease Control and Prevention incluyen:

  • Los niños deberían recibir una serie de cuatro inyecciones de inmunización, a
    • Los dos meses
    • A los cuatro meses
    • De los 6 a los 18 meses
    • De los 4 a los 6 años
  • Los adultos que nunca se vacunaron deben recibir una serie si presentan un alto riesgo que contraer la polio. El riesgo es creciente en adultos que:
    • Viajen a áreas donde el poliovirus todavía es común
    • Cuiden personas con la polio.
    • Trabajen en laboratorios donde se manipula el poliovirus.