Un factor de riesgo incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad. Se han identificado factores de riesgo para muchas enfermedades. Algunos factores de riesgo se pueden evitar, como el fumar. Hay otros factores de riesgo que usted no puede controlar, como la predisposición genética. Si usted tiene un factor de riesgo determinado, eso no significa que usted definitivamente contraerá cierta enfermedad. Pero si es un factor de riesgo controlable, y lo cambia, usted reducirá su riesgo. Esto es verdad para el cáncer cervical; existen varios factores de riesgo que son modificables.

Éstas son algunas maneras para ayudarle a reducir su riesgo de cáncer cervical:

Reciba un Examen Anual de Papanicolaou

La detección y tratamiento tempranos de tejido precanceroso siguen siendo la manera más efectiva para prevenir el cáncer cervical. Debido a que el cáncer cervical rara vez produce síntomas en sus primeras etapas, la mejor manera de detectarlo son las visitas de rutina con su médico para un examen pélvico y examen de Papanicolaou . Las mujeres que no se someten regularmente a un examen de Papanicolaou tienen riesgo incrementado de cáncer cervical.

El examen pélvico y el examen de Papanicolaou se recomiendan una vez al año después de la edad de 18 años, o una vez al año después que se vuelva sexualmente activa.

Practique el Sexo Seguro

La infección con el virus del papiloma humano (HPV), una enfermedad de transmisión sexual, es el principal factor de riesgo para cáncer cervical. Las mujeres que han tenido múltiples parejas sexuales o que comenzaron a tener relaciones sexuales antes de los 16 años de edad tienen mayor riesgo de exposición a infección por HPV y desarrollar cáncer cervical.

Para reducir su riesgo, mantenga una relación monógama, una en la que usted tenga relaciones sexuales sólo con su pareja y su pareja tenga relaciones sexuales sólo con usted. Ya sea que usted esté o no en una relación monógama, usar condón cada vez que tenga relaciones sexuales reducirá su riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual y su riesgo de cáncer cervical. Aunque siempre es una buena idea usar condón para prevenir algunas enfermedades de transmisión sexual, un condón no prevendrá una infección por HPV debido a que el virus se puede transmitir mediante la piel o el vello perineal y perianal, y el condón no cubre esto.

Una vacuna llamada Gradasil se ha aprobado para prevenir la infección por algunas variedades de HPV (pero no todas) que causan cáncer cervical. Gradasil es la primera vacuna desarrollada para prevenir principalmente un tipo de cáncer. La vacuna reduce el riesgo de infección por cuatro variedades de HPV, incluyendo las dos variedades (16 y 18) que representan más del 70% de las infecciones por HPV que conllevan a cáncer. En un grande estudio reciente que involucró a mujeres entre los 15-26 años de edad, la vacuna redujo de manera efectiva la incidencia de lesiones cervicales precancerosas en un periodo de tres años. *

Se requieren tres inyecciones en un lapso de 6 meses. Actualmente se desconoce con qué frecuencia se requerirán refuerzos o el grado en el que la vacuna será efectiva a largo plazo, debido a los cambios en las concentraciones de anticuerpos con el paso del tiempo. Además, la vacuna debería administrarse antes que inicie la actividad sexual, ya que la vacunación después de la exposición a las variedades de HPV en la vacuna es inefectiva. Gradasil está aprobado para su uso en mujeres entre 9-26 años de edad, pero su uso en adolescentes ha generado controversia debido a implicaciones sociales y morales.

No Fume

Fumar expone a su cuerpo a muchos químicos causantes de cáncer. Las personas que fuman son aproximadamente dos veces más propensas a desarrollar cáncer cervical que las personas que no fuman. Dejar de fumar ahora reducirá en gran medida su riesgo de cáncer cervical.

Para obtener más información acerca de cómo dejar de fumar, pulse aquí .

Consuma una Dieta Balanceada

La buena nutrición es esencial para la salud y el bienestar. Las mujeres con dietas deficientes podrían tener riesgo incrementado de cáncer cervical. Estudios han encontrado una asociación entre las dietas bajas en frutas y verduras y un riesgo incrementado de cáncer cervical.

Para obtener más información acerca de cómo consumir una dieta saludable, pulse aquí .