Si usted está experimentando algún síntoma de labor pretérmino, llame inmediatamente a su médico. Dependiendo de sus síntomas, su médico podría decirle que acuda al consultorio o al hospital. O bien, su médico podría aconsejarle que permanezca en casa. Él le puede decir que tome de dos a tres vasos de agua o jugo y descanse sobre su costado izquierdo durante una hora. Si sus síntomas no mejoran en una hora, o mejoran pero regresan más tarde, llame nuevamente al médico o acuda al hospital. Si sus síntomas desaparecen, recuéstese durante el resto del día. Su médico podría querer que usted acuda al consultorio para una revisión.

Si su labor pretérmino avanza, usted debería ir al hospital. El tratamiento en el hospital podría incluir lo siguiente:

Su médico puede decidir no tratar su labor pretérmino. En tales casos, se permite que la labor continúe hasta el parto. Estos casos pueden incluir:

  • Mucho sangrado vaginal
  • Muy alta presión arterial
  • Una infección en su útero
  • El bebé tiene defectos congénitos fatales o ya ha muerto
  • La placenta se ha separado de la pared del útero (desprendimiento placentario)