No he olvidado las colinas aparentemente interminables de la Carrera de Resistencia de Western States, 100 millas a través de los cañones abrasadores de Sierra Nevada de California. Los descensos implacables dejaron a mis cuádriceps suplicando por el dudoso respiro del arduo ascenso. Tampoco he olvidado Hope Pass, ubicado entre nubes a 12,600 pies, a 47 millas de la ruta de 100 millas de Leadville en las Montañas Rocosas de Colorado. Los corredores se encuentran con el brutal ascenso y el tortuoso descenso dos veces en 10 millas en la ruta de ida y vuelta.

El ultramaratón es vagamente definido como cualquier carrera más larga que un maratón (26.2 millas). Pero los ultramaratones son comúnmente carreras de 50 ó 100 millas y a menudo en senderos y en terrenos montañosos.

Han pasado 10 años desde que participe en ambas carreras. Las exigencias de la profesión y las enfermedades de la familia han cortado hasta recientemente mi participación en el ultramaratón. Ahora estoy en mis 50 años y haciendo carreras mucho más cortas, el deseo es fuerte para probarme de nuevo a mí mismo en las rutas indias y de minas que corren a lo largo de los históricos campos dorados de California y Colorado. En esas carreras, donde la altitud, el terreno y el clima hostil hacen que más de la mitad de participantes se salgan de la carrera de 100 millas y el éxito sólo puede lograrse al batir el tiempo límite de 30 horas.

Ganarse la lotería

Correr la Western States 100 (WS 100) significa primero calificar. Para los grupos de mi edad eso requiere correr un trayecto de 50 millas en menos de 11 horas. Eso por sí solo no asegura un lugar en la carrera más popular de las 100 millas. Las personas que califican se escogen en la lotería de noviembre. El no ser escogido arruina la temporada navideña para muchos que soñaron dar la batalla entre la belleza remota de las Sierras Altas, en lugares con nombres como Red Star Ridge, El Dorado Canyon y Devil's Thumb.

Altura de las Montañas Rocosas

La carrera de Leadville 100 no tiene lotería, pero tan solo su altitud ha hecho perdedores a muchos participantes. Para prepararme para mi exitoso final en 1989, viaje en avión con algunos amigos hasta Albuquerque, N.M., e hicimos nuestro recorrido hacia Leadville en 10 días. Escalamos montañas de 14,000 pies de altura y siempre acampábamos a 10,000 pies o más. El esfuerzo para aclimatarse rindió sus frutos. Terminé en 27 horas en el lugar 69 de 269 participantes. No es malo para un anciano habitante de Nueva Inglaterra

Entrenamiento básico

Los corredores de 100 millas no necesitan correr donde sea para tratar de igualar esa distancia durante el entrenamiento. Es primordial llegar a la linea de meta fresco y sin lesiones. Se ha probado que es adecuado trotar 50 a 60 millas alrededor de dos meses antes de la carrera. Yo incluyo seis o siete carreras a lo mucho, de seis horas y por lo menos una carrera de 50 millas dos meses antes de la carrera. Acostumbrarse a andar sobre sus pies durante largos períodos de tiempo es primordial. Entreno con los paquetes traseros que uso en la carrera. Los paquetes, que llevan botellas de agua y objetos tales como barras nutricionales y remedios para ampollas, pueden ayudarle a acostumbrarse.

Practique la caminata

Solamente el corredor de mayor elite correrá toda la ruta. Un marchista fuerte puede descansar grupos musculares sin perder mucho tiempo. Muchos marchistas han rebasado a un corredor más adelante durante la carrera. No fue sino hasta que aprendí a caminar con propósito, no sólo alternando, que comencé a tener éxito.

Comer y beber

Mientras que nunca tuve problemas para mantenerme hidratado, me he dado cuenta que es difícil comer posteriormente en la carrera. La falta de nutrición naturalmente agotó mis energías y erosionó mi desempeño. Durante una carrera de WS 100, proporcioné a mi equipo de apoyo con 30 barras de energía, una para cada hora de carrera. Pero a las ocho horas de carrera ya no podía ni siquiera verlas. Así fue hasta Leadville donde finalmente encontré mi alimento de poder: Budín de arroz integral. De hecho le dí la bienvenida durante la carera. Los corredores deben determinar que alimento y bebida les funciona en el entrenamiento y después asegurarse de que la tendrán en los puntos de abastecimiento/médico durante la carrera.

Entrenamiento en varias disciplinas

Mi régimen de entrenamiento ahora incluirá entrenamiento cruzado , específicamente pesas y bicicleta de montaña . El entrenamiento de pesas puede ayudar a mantener la técnica aún durante las últimas etapas de la carrera cuando las millas y las horas han desgastado el ritmo, la forma y la determinación. La bicicleta también puede ayudar para la fuerza superior del cuerpo y les da a las piernas un respiro, especialmente después de largas carreras de entrenamiento.

Sin garantías

No puede dar nada por hecho en este deporte. Incluso el corredor más talentoso y bien acondicionado puede ser víctima de la ruta, el clima y la distancia. Yo corrí mi tiempo más lento para las 100 millas en una de las rutas más fáciles, la Carrera de Resistencia de 100 millas de Vermont. Aunque no estaba en tan buena forma, creí que podía terminar fácilmente en 24 horas. El pésimo acondicionamiento, las temperaturas del día por debajo de los 90 grados y la humedad del aire tan densa como la miel de maple del estado, la convirtieron en una marcha personal a muerte. Con los pies llenos de ampollas, acabé cojeando en tan sólo 17 minutos por debajo del límite de las 30 horas.

Dar pasos cortos

Deserté de las carreras de Western States y Leadville en los primeros intentos, cada uno a las 80 millas. No estaba preparado para las prolongadas colinas de WS 100 ( mis cuádriceps vibraban y la planta de mi pie izquierdo experimentó un dolor agudo con cada paso) o para la altitud de Leadville, que se corre a casi 9,200 pies (el efecto acumulativo de la altitud me dañó al grado que ya no pude caminar 20 yardas sin tener que descansar por el mero agotamiento).

Usar alguien que le marque el ritmo

Muchas carreras permiten corredores que marquen el ritmo hasta las 50 millas. Esta persona proporciona compañía, motivación y protección del terreno con frecuencia traicionero durante la larga noche. Nunca usé a esta persona durante mi tercera carrera de WS 100. Quería atestiguar la serenidad de las Sierras en la noche solitariamente. Cerca de las 2:00 am, mientras corría junto a una cordillera en el American River Canyon, me tropecé y solté mi lámpara. Observé con desconfianza mientras iba cayendo por una barranca, aterrizando a casi 50 pies debajo de la ruta. No tuve más remedio que encontrarla. Con los cuádriceps y los tendones de la corva acalambrados, me pareció una eternidad alcanzar la lámpara y retornar a la ruta. Después me dí cuenta de que correr sin un acompañante es una mala idea.

Ir más lejos

La mayoría de corredores promedio pueden cumplir el desafío de las cien millas, con el compromiso de desarrollar una base adecuada para un ultramaratón, un deseo de mantener una actitud positiva durante el entrenamiento y la competencia y la tenacidad para soportar los inevitables resbalones que siempre surgen en una carrera.

He descubierto que aun la carrera de 100 millas más difícil puede, con el tiempo, volverse un recuerdo amado. Y después de 10 años, tales recuerdos son los que me tienen revisando el calendario de carreras en Ultramaratón para encontrar la persona perfecta que califique a las 50 millas para la siguiente carrera del Western States 100.