¿Qué Es la Hepatitis A?

La hepatitis A es una infección viral que afecta el hígado. El virus hace que el hígado se inflame, y se reduce la función hepática. El desecho que normalmente excreta el hígado se acumula en la sangre. Generalmente se produce ictericia (coloración amarillenta de la piel y de los ojos).

La hepatitis A se transmite de persona a persona mediante el contacto con heces fecales. Usted puede contraer el virus de un niño infectado al cambiar un pañal, o si tiene contacto sexual con una persona infectada. El agua y la comida contaminadas también pueden transmitir el virus.

El virus es muy frecuente en países en vías de desarrollo. Sin embargo, también hay casos en los Estados Unidos.

Los síntomas incluyen:

  • Ictericia
  • Fatiga
  • Dolor o malestar abdominal
  • No tener apetito
  • Náusea
  • Dolor de cabeza, escalofríos

Si estuvo expuesto al virus y no recibió la vacuna, una inyección de la vacuna o de inmunoglobulina (Ig) puede evitar que usted se enferme y que el virus se propague. Cualquiera de las dos inyecciones debe administrarse lo antes posible.

Si se enferma, algunos cambios en el estilo de vida pueden reducir los síntomas. Si usted sufre de fatiga, descanse mucho. Mantenga una dieta equilibrada y saludable, y evite tomar alcohol.

A veces, las personas con hepatitis A necesitan ser hospitalizadas. La infección puede ser mortal si hay daño hepático (poco frecuente).

¿Qué Es la Vacuna contra Hepatitis A?

La vacuna contiene una forma muerta o inactiva del virus de la hepatitis A. Se administra en forma de inyección en el brazo.

También existe una vacuna combinada que protege contra la hepatitis A y B.

¿Quién y Cuándo Debería Vacunarse?

Se recomienda vacunar a todos los niños de 12 meses. Se administran las dos dosis de la serie con seis meses de separación. Los niños que no fueron vacunados pueden recibir la inyección en la próxima consulta médica. *

Las personas con las siguientes características también deberían recibir la vacuna:

  • Niños de 12 meses de edad o mayores en áreas de alto riesgo
  • Personas que viajan hacia áreas en las que es frecuente la hepatitis A
  • Personas que practican sexo anal
  • Consumidores de drogas
  • Personas con enfermedades hepáticas crónicas
  • Personas con trastornos de coagulación sanguínea, como hemofilia
  • Niños que viven en áreas en las que es frecuente la hepatitis A

En general, las personas que viajan deben recibir la primera dosis entre 2 y 4 semanas antes de salir del país. Sin embargo, también se puede administrar en cualquier momento antes del viaje.

¿Cuáles Son los Riesgos Asociados con la Vacuna contra Hepatitis A?

Cuando hay síntomas como los indicados a continuación, existe un riesgo de reacción alérgica grave:

  • Dificultad para respirar
  • Sarpullido de la piel
  • Latido cardiaco rápido
  • Mareos
  • Sibilancia

Efectos secundarios moderados menos comunes incluyen:

  • Dolor en el sitio de la inyección
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga

¿Quién No Debería Vacunarse?

Las siguientes personas no deberían vacunarse:

  • Niños menores de un año de edad
  • Cualquier persona que ya haya tenido hepatitis A
  • Cualquier persona que haya tenido previamente una reacción alérgica a la vacuna contra hepatitis A
  • Cualquier persona que haya tenido previamente una reacción alérgica grave a algún componente de la vacuna contra la hepatitis A (alumbre, 2-fenoxietanol o neomicina)
  • Cualquier persona que esté enferma (si está enfermo, espere hasta que se haya recuperado)
  • Mujeres embarazadas

¿De Qué Otras Maneras Se Puede Prevenir la Hepatitis A, Además de la Vacunación?

  • Lávese las manos con agua y jabón, en especial después de ir al baño o de cambiar un pañal.
  • Otra forma de prevenir y tratar el virus es mediante la administración de Ig antes y después de la exposición.
  • La Twinrix es otra vacuna que protege contra la hepatitis A y B.

¿Qué Sucede en Caso de un Brote?

Si ocurriera un brote de originado por los alimentos, se identificaría la fuente del alimento contaminado y se eliminaría. En cualquier brote de hepatitis A, la comunidad infectada debe recibir la vacuna para evitar la propagación del virus.