Definición

La vaginosis bacteriana es una infección leve de la vagina. Aunque por lo general se trata fácilmente, puede ser una señal de que tiene otras condiciones más serias. También puede conllevar a complicaciones, incluyendo las siguientes:

  • Complicaciones del embarazo, como bajo peso al nacer y parto prematuro
  • Riesgo más alto de enfermedad pélvica inflamatoria si la bacteria infecta al útero y a las trompas de falopio

Existe una relación entre la vaginosis bacteriana y un mayor riesgo de contraer VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Si una mujer tiene VIH y vaginosis bacteriana, hay mayor riesgo de transmisión de VIH a su pareja masculina al practicar el sexo sin protección.

Hable con su médico enseguida si cree que tiene vaginosis bacteriana. Se trata con antibióticos.

La vagina

Imagen informativa de Nuclus
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

La vaginosis bacteriana es causada cuando se altera el equilibrio normal de bacterias en la vagina. Normalmente, la vagina tiene bacterias benéficas (lactobacilos), así como bacterias dañinas (anaerobios: bacterias que no necesitan oxígeno para vivir).

Algunas veces las bacterias dañinas crecen en exceso y no quedan suficientes bacterias benéficas en la vagina. No se comprende la causa de este crecimiento excesivo. En algunos casos, puede deberse a actividad sexual mediante la transferencia de bacterias dañinas de una pareja sexual.

Factores de riesgo

Los siguientes factores incrementan sus probabilidades de desarrollar vaginosis bacteriana:

  • Tabaquismo
  • Usar duchas vaginales o aerosoles femeninos
  • Tener relaciones sexuales sin condón
  • Tener una nueva pareja sexual o muchas parejas
  • Uso de un dispositivo intrauterino (DIU) para control natal

Síntomas

Algunas mujeres con vaginosis bacteriana no tienen síntomas. Otras experimentan los siguientes síntomas:

  • Secreción vaginal anormal
    • Color: blanco o grisáceo
    • Consistencia: poco espesa
    • Olor: como a pescado, especialmente después de las relaciones sexuales
  • Sensación de ardor al orinar
  • Comezón alrededor de la vagina
  • Irritación vaginal
  • Dolor durante las relaciones sexuales

Si experimenta cualquiera de estos síntomas no asuma que se debe a la vaginosis bacteriana. Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones. Si usted experimenta alguno de ellos, consulte a su médico.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Un examen pélvico para buscar señales de vaginosis bacteriana
  • Una muestra de secreción de la vagina para examinar si existen señales de infección

Tratamiento

Es importante tratar la vaginosis bacteriana si experimenta estos síntomas, o si está embarazada y no tiene síntoma alguno. Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted.

La vaginosis bacteriana se trata fácilmente con antibióticos, en presentación de pastillas o cremas vaginales prescritas por su médico.

Si se le diagnostica vaginosis bacteriana, siga las indicaciones de su médico.

Prevención

Para ayudar a reducir sus probabilidades de tener vaginosis bacteriana, siga los siguientes pasos:

  • Absténgase de tener relaciones sexuales o practique la monogamia (tener sólo una pareja sexual).
  • Use condones durante el sexo.
  • No use duchas vaginales ni aerosoles femeninos.
  • Visite a su médico para exámenes pélvicos regulares.
  • Para evitar la recurrencia de vaginosis bacteriana, termine todos los medicamentos prescritos por su médico, incluso si los síntomas desaparecen.
  • Lave minuciosamente los diafragmas y otros aparatos reusables de control de nacimiento después de usarlos.
  • Evite usar pantimedias y otras prendas que puedan atrapar la humedad en la vagina.
  • Después de evacuar, límpiese de adelante hacia atrás (alejándose de la vagina).