Definición

La cistitis es una infección en la vejiga. La vejiga es la parte del tracto urinario que colecta la orina desde los riñones.

La vejiga
© 2009 Nucleus Medical Art, Inc.

Causas

Normalmente, el tracto urinario no contiene microorganismos. Sin embargo, algunas veces las bacterias o levadura de la parte baja del tracto gastrointestinal o rectal, entran al tracto urinario, por lo general a través de la uretra (conducto que permite que la orina salga de la vejiga). Cuando las bacterias o la levadura se pegan a la uretra, se pueden multiplicar e infectarla. Entonces pueden viajar hacia arriba e infectar la vejiga.

La mayoría de los casos de cistitis son causados por bacterias del área rectal. En las mujeres, el recto y la uretra están demasiado cerca uno del otro. Esto provoca que las bacterias pasen fácilmente directo a la uretra. Algunas mujeres desarrollan cistitis después de un período de relaciones sexuales frecuentes. Esto sucede porque la bacteria entra a la uretra durante el sexo y provoca infección.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los factores de riesgo incluyen:

  • Sexo: femenino
  • Está sexualmente activo
  • Usar un diafragma para el control de la natalidad
  • El uso del condón también puede incrementar la posibilidad de infección en las mujeres, especialmente cuando se utilizan condones con nonoxinol-9.
  • Menopausia
  • Anomalías en el sistema urinario, como reflujo vesicoureteral o riñones poliquísticos
  • Paraplejia y otras afecciones neurológicas
  • Enfermedad drepanocítica
  • Antecedentes de trasplante de riñón
  • Diabetes tipo 1 y 2
  • Cálculos renales
  • Próstata agrandada (en los hombres)
  • Sistema inmunitario deficiente
  • Colocación de catéter en la vejiga o reciente intervención en el sistema urinario
  • Usar ropa interior y vestimenta apretada
  • Sustancias químicas en jabones, duchas vaginales y lubricantes

Síntomas

Los síntomas de la cistitis varían de persona a persona y pueden ir de los leves a graves. Éstos incluyen:

  • Necesidad de orinar frecuente y urgentemente
  • Pasar pequeñas cantidades de orina
  • Dolor abdominal o en el área pélvica o en la espalda baja
  • Sensación de ardor al orinar
  • Filtración de orina
  • Urgencia de ir a orinar en la noche
  • Orina de color oscuro y con mal olor
  • Sangre en la orina
  • Fiebre baja
  • Fatiga

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. Además, se le tomará una muestra de orina para buscar si hay sangre, pus y bacterias. Si hay bacterias presentes en la orina, usted tenderá a ser diagnosticado con cistitis.

Los hombres y niños que presentan cistitis pueden requerir pruebas adicionales. El médico usará un cistoscopio para evaluar las anomalías estructurales del sistema urinario que los hagan más propensos a la infección.

Tratamiento

La cistitis bacteriana se trata con medicamentos antibióticos. Los antibióticos (generalmente la trimetoprima/sulfametoxazol, nitrofurantoína, o fluoroquinolonas) se administrarán durante 2 ó 3 días, y quizás hasta semanas. La duración del tratamiento depende de la gravedad de la infección y de los antecedentes personales. Probablemente comenzará a sentirse mejor después de uno o dos días. Sin embargo, es importante que complete el curso completo de la medicación. De lo contrario, es probable que la infección regrese. Puede tener que examinar su orina después de haber terminado de tomar los antibióticos. Esto se hace para asegurarse de que la infección haya desaparecido por completo.

Si experimenta infecciones regularmente, su doctor le puede recetar antibióticos más fuertes o hacer que los tome por un período más largo. También puede recomendarle tomar una dosis baja de antibióticos como medida preventiva, ya sea diario o después de las relaciones sexuales. Si aún sufre infecciones periódicas, debe acudir a un especialista.

La fenazopiridina (Pyridium) es un medicamento que disminuye el dolor y los espasmos de la vejiga. Tomar fenazopiridina hace que la orina, y a veces el sudor, tomen un color anaranjado. En general, este medicamento se vende sin prescripción médica y puede aliviar los síntomas eficazmente mientras se espera que surta efecto el tratamiento médico.

Prevención

Puede disminuir la posibilidad de contraer cistitis al prevenir que la bacteria entre al tracto urinario. De los siguientes pasos lógicos recomendados, sólo se demostró claramente que el jugo de arándano reduce el riesgo de infección.

  • Beba abundante líquido.
  • Orinar cuando tenga ganas de hacerlo y no resistirse.
  • Después de tener relaciones sexuales, vaciar su vejiga y después, tome un vaso lleno con agua.
  • Asee sus genitales diariamente.
  • Si es mujer, siempre limpiarse de adelante hacia atrás después de defecar.
  • Evite los lavados vaginales y el uso de rociadores para higiene femenina.
  • Beber jugo de arándano le puede ayudar a prevenir y aliviar la cistitis.
  • Evitar el uso ropa interior y vestimenta muy ajustada.

Las recomendaciones de prevención antes mencionadas, se aplican para hombres jóvenes fuertes con riesgo de infecciones en la vejiga. Quienes presentan alguno de los factores de riesgo inusuales antes mencionados (o las mujeres en quienes las sugerencias mencionadas no reducen la recurrencia) pueden encontrar otras técnicas de prevención recomendadas por el médico.